Testimonios

Testimonio de Luis Libre (Reclusorio Norte)

"Antes de tomar el Taller Básico, yo era una persona muy negativa. Tenía problemas de toda clase con mi esposa, con los compañeros de mi estancia, con mis hermanos, y hasta con mis hijos y sentía que estos problemas en lugar de solucionarlos los complicaba más. Era una persona que después de muchos años en la cárcel me había vuelto huraño, amargado, enojón y aislado totalmente. La soledad era mi compañera. Estaba perdiendo los valores y principios más esenciales en la vida ya que la amargura de muchos años de condena me estaban bloqueando emocional y sentimentalmente y me estaba dañando a mi y a los que me rodeaban".

“Llegué al programa de PAV casi como cumpliendo una obligación. El Director del área donde trabajo, el Auditorio, nos pidió que tomáramos el curso de PAV. Entonces, un tanto obligado y enojado, decidí tomar el curso. Y ahora después de haber participado en 1 básico, 2 avanzados, y la capacitación, y apoyado en 3 ocasiones como miembro del equipo de facilitadores, les juro que mi vida ha cambiado y siento que gracias al Poder que Transforma que encontré dentro de mi. Puedo decir que estoy en el mejor momento de mi vida a mis 41 años".

“Emocionalmente he podido conseguir lo que antes no podía: darle solución a mis problemas de la mejor manera, estar bien conmigo mismo y con mi familia, amigos, y compañeros de este Reclusorio. También he recuperado demasiadas cosas que tenía perdidas, cosas muy simples, quizás, pero que con los años de condena había perdido. Ahora siento que soy mucho mejor en varios aspectos porque, gracias al PAV ahora realmente soy Libre. Hay mucha gente que se siente que han perdido casi todo, como yo, y espero poder ayudarles a encontrar al PAV.”..